Desde hace 18 años sale de su casa a limpiar los desechos que producen 90 mil habitantes de la Capital Musical.

Pese a las lluvias, a los días festivos y fines de semana, se trabaja de forma continua las 24 horas del día, los siete días de la semana en la planta de tratamiento de aguas residuales El Tejar, ubicada en el barrio La Cartagena, así lo explicó Henry Ortiz Olaya, operario del IBAL, que lleva 18 años haciendo funcionar esta estructura que recoge los desechos de más de 90 mil habitantes de la Capital Musical de la zona sur y centro.

Según Ortiz Olaya, no es una labora fácil, por la falta de cultura de algunos ciudadanos a la hora de depositar la basura en las canecas de forma adecuada, pero gracias al compromiso, a los conocimientos que ha adquirido y transmitido, se ha convertido en más que un trabajo, un proceso que genera calidad de vida.

«Yo llegué al Ibal hace 20 años sin saber nada a la parte de micromedición, pero gracias a la instrucción de los mismos compañeros aprendió el oficio y con el tiempo llegué a la planta de tratamiento. Aquí el aprendizaje es importante, además estamos certificados en competencias laborales, y otras más que nos ha facilitado la Empresa Ibaguereña para ser idóneos para el trabajo», dijo el operario.

Formación a estudiantes

Agregó, que la planta de tratamiento de aguas residuales ha servido de puerta para que los estudiantes de diferentes universidades del municipio y el departamento del Tolima conozcan su funcionamiento.

«Aquí damos inducción de cómo se hace el proceso, es decir recibir las aguas residuales, separarla los desechos, tratarlos y dejar que el líquido vital siga su curso en la afluente», señaló Henry Ortiz Olaya.

Destacó, que está oportunidad laboral ha sido el camino para enseñarle a los ibaguereños cultura ciudadana y manejo adecuado del medio ambiente.

Finalmente, sostuvo que en dicha planta se tratan un caudal de 110 litros por segundo que comprende las aguas que salen de las casas como jabones, detergentes y otros más sanitarios que generan más de 90 mil habitantes de la Capital Musical.

«Hacemos una remoción y/o tratamiento para descontaminar las aguas y arrojarlas al mismo río con una limpieza de casi del 90%».

Publicaciones Similares