[responsivevoice_button voice="Spanish Latin American Female" buttontext="Escuchar publicación"]

Todo el proceso inicia, con el 100 % de la captación en las tres bocatomas que tiene la ciudad.

Actualmente, Ibagué cuenta con tres bocatomas: Combeima, Cay, y Chembe, según Vanessa Barrero, líder de Acueducto del IBAL, todas las acciones para llevar agua a los usuarios, empiezan con la captación desde estos puntos, que se hace de manera permanente y solo se suspende cuando los niveles de turbiedad son muy altos e impiden la potabilización.

Posteriormente, luego de tener habilitados los afluentes, el caudal es enviado a las plantas de tratamientos 1 y 2, ubicadas en la Empresa Ibaguereña de Acueducto y Alcantarillado, donde queda apta para el consumo humano, y empieza su distribución.

“El primer paso de distribución inicia en el tanque Belén, el cual es la estructura principal para empezar a surtir los otros tanques ubicados en los diferentes distritos hidráulicos de Ibagué. Además, en horas de la noche activamos un protocolo de regulación, desde las 7:00 de la noche, para ganar niveles en los tanques, y a partir de las 3:00 de la mañana damos apertura de todo el sistema”, dijo la funcionaria.

Finalmente añadió que la acción nocturna se realiza de esta manera, por ganar niveles, y segundo, para evitar altas presiones que se pueden generar en el día y que conlleve a daños en las tuberías.

“En otras palabras, hacemos la apertura, iniciamos el proceso de distribución de agua potable a todos los usuarios, y se da el consumo de forma normal, una vez se cuente con captación completa, potabilización en las tres plantas, distribución adecuada, sin daños en red y buenos niveles en los tanques de nuestros 10 distritos hidráulicos”, acotó.

 

Publicaciones Similares